Nuestra historia

Air Liquide, líder mundial en gases, tecnologías y servicios para la industria y la salud, ha ido construyendo su liderazgo desde que la empresa fuera fundada en 1902. Día tras día, innovación tras innovación, hemos crecido de forma continua a la conquista de nuevos mercados. A continuación detallamos la historia de Air Liquide.

1902

Air Liquide nació del encuentro de dos jóvenes graduados en Física y Química de la Escuela Superior de Industria de París. Un creativo investigador, en ocasiones excéntrico, Georges Claude logró perfeccionar el proceso de licuefacción de aire después de dos años realizando intentos en el garaje de autobuses de París. Su compañero, Paul Delorme, un visionario prudente, que, a pesar de la preocupación financiera, no dudaron en apoyar este proceso industrial. Rápidamente atrajeron a 24 accionistas a su joven compañía y de esta forma, comenzó la gran aventura de Air Liquide.

1906

Dado que los gases eran difíciles de transportar, la producción local era esencial, por ello, comenzaron a construir numerosas unidades de producción en otros países. El grupo se expandió rápidamente a través de Europa (1906), seguido de Japón (1907), Canadá (1911) y EE.UU. (1916).

1909

Air Liquide comenzó su actividad en el mercado español el 11 de diciembre 1909 bajo el nombre de Sociedad Española del Oxígeno y otros Gases o productos derivados (S.E.O). En un principio, la compañía contaba con un capital social de 200.000 pesetas distribuido en acciones de 100 pesetas cada una, así como un primer centro en Bilbao donde producía oxígeno y acetileno, gases ligados a los productos industriales y a la soldadura. La cartera de clientes fue aumentando y de esta forma, la compañía puso en marcha nuevos centros de producción como el instalado en Zaragoza en 1919, que contó con la presencia del rey Alfonso XIII en su inauguración.